Patria querida

🎶Colombia, te quiero tanto

Te sigue bendiciendo tu encanto🎶

Colombia, Mi Encanto - Carlos Vives

Foto de Flavia Carpio en Unsplash


El mundo se deslumbra frente al encanto de la patria querida. Testimonios de norteamericanos que buscan nacionalizarse, latinos quieren sentirse parceros, hasta europeos y asiáticos anhelan ser reconocidos como ciudadanos de la tierra del vallenato y la cumbia. Un gran número de habitantes del globo terráqueo parece desear pertenecer a esta patria incluso más que muchos colombianos. En la otra cara de la moneda, el “orgullo” por la patria de cientos de ‘cafeteros’ solo sale a luz cuando la selección de fútbol nacional gana un partido o cuando algún cantante o celebridad originaria de algún lugar de este territorio consigue un premio. Yo mismo algún día llegué a pensar en por qué no pude haber nacido en alguno de esos países primermundistas donde viven los superhéroes y sus ciudades siempre son los escenarios principales de las películas que estrenan en los cinemas. Además, numerosas son las veces que he escuchado decir de la boca de colombianos en tono desagradecido: "¡Si me das un boleto de avión para Estados Unidos o Europa me voy y no vuelvo jamás!"


Pero no tolero esto más. Esto no puede seguir así. Decidí quitarme el velo de los ojos. Ahora, más que nunca en mi vida, soy consciente y valoro el honor que tengo de ser colombiano. Hace poco estuve en un lugar catalogado como patrimonio nacional por su historia y veía como extranjeros, unos tras otros, posaban felices junto a nuestra bandera tricolor. Quizás pensarás que seguro lo hacían para llevarse un simple recuerdo o postear las fotos después en alguna red social, sin embargo, yo percibí que de verdad estaban felices de descansar sus pies en estas tierras. Y la verdadera pregunta es ¿cómo no estar feliz de estar en Colombia? Vamos que este país es increíble, es fantástico ¿no me crees? Esta tierra está llena de cultura, mucha historia, pueblitos pintorescos, comida muy deliciosa, escritores y poetas sumamente talentosos, fiestas y ferias conocidas a nivel internacional, música excepcional, se da el lujo de tener acceso a dos océanos, es sorprendentemente biodiversa, tiene paisajes como para enmarcar en cuadros y guindarlos por toda la casa, es potencial mundial en producción de chocoramo, tiene el mejor tinto del mundo, tiene mujeres preciosas merecedoras de esmeraldas y oro (minerales y piedras que abundan aquí). Este país tiene gente muy buena, trabajadora, honrada, honesta y amable. Colombia es un país que en su historia ha acogido a muchos inmigrantes de todos los lugares del mundo. Mejor dicho, nacer en Colombia y no querer ser colombiano sería como ganarse la lotería y querer quemar el boleto para no recibir el premio, algo sin sentido.



Todos los países tienen cosas buenas y cosas malas, y nuestra nación no es la excepción. Lamentablemente, la historia de esta tierra bendecida por Dios ha estado manchada por mucha sangre, violencia que no cesa, corrupción, narcotráfico e injusticias. Colombia a pesar de tener tantas cosas bellas, también es un lugar marcado por la inequidad y la pobreza. Sería una tontería solo querer resaltar lo bonito e ignorar o querer ocultar aquello que no es agradable. No se puede vivir en una burbuja, hay que entender la realidad del lugar donde vivimos.


Yo creo que las neuronas no deberían gastarse tratando de hallar culpables o viviendo en el “si no hubiera sucedido…”, sino más bien utilizarlas para idear soluciones a los problemas. Nosotros, quienes somos parte de este país, seamos nacidos o no aquí, somos los que ahora más que nunca debemos sentirnos orgullosos porque la vida nos ha dado la oportunidad de morar en esta tierra. Somos los colombianos que existimos en el presente y todos los que amamos esta tierra quienes debemos liderar el cambio. Y no me refiero a apoyar una idea política determinada. Me refiero a creer y actuar en valores como la paz, el respeto, el amor, la justicia, la solidaridad y la honestidad. Colombia necesita que seamos sus embajadores, que trabajemos por sacarla adelante, que recorramos sus rincones, que prediquemos de su belleza a todo el mundo, que la valoremos y cuidemos. Colombia necesita que los colombianos dejen de ser los enemigos de los mismos colombianos. Por el contrario, que se ayuden y se den la mano, que renuncien a la envidia y a los prejuicios y crean que cuando a un colombiano le va bien, eso es victoria del pueblo y de la humanidad.



Amar es una decisión y yo he decidido amar a este país. Esta nación es para todos. Hoy 20 de Julio me siento sumamente feliz de llevar la bandera que hondea los colores primarios. Aquellos colores que me recuerdan la misión que tengo con mi patria querida. ¡Celebra este día con toda la alegría!


💛💙❤️¡Te Amo Colombia!💛💙❤️




Si te gustó el mensaje, te agradezco mucho si lo compartes y me dejas tu like. Me encantaría leer tus pensamientos sobre este tema abajo en los comentarios. Te deseo una buena semana, ¡nos vemos! ❤

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo