El valor de servir a los demás

Actualizado: 3 nov 2021

"Hemos venido a este mundo como hermanos; caminemos, pues, dándonos la mano y uno delante de otro."

William Shakespeare


Desde muy pequeño, mis padres me han demostrado lo importante que es poner nuestra vida al servicio de las personas. En mi familia hay una especie de costumbre que consiste en regalar todo aquello que ya ha cumplido su ciclo en nuestro hogar pero que aún está en buen estado y puede ser de beneficio para otros, así también como regalar pequeños mercados de comida a las personas de escasos recursos regularmente. Estos actos me han ayudado a construir una mentalidad de agradecimiento y disposición a ayudar a otros.

A lo largo de mi vida, me he topado con seres humanos muy ensimismados, totalmente negados a servir a otros, encerrados en el argumento hueco de que servir a otros personas es “auto esclavizarse”, algo que desde mi punto de vista es una completa falacia. En la sociedad donde vivimos se ha cultivado una falsa creencia de asociar ser servicial con dejarse pisotear por otros. No obstante, esa es una concepción errada, en realidad servir significa poner nuestras virtudes a disposición de los demás para llevarles amor a sus vidas. De hecho en eso debe basarse nuestro propósito. Si aún no tienes claro cuál es tu misión en este mundo, te aclaro que básicamente es proyectar tus cualidades y dones sobre la vida de otros a través del servicio. Entonces, la verdadera tarea que tenemos es encontrar cómo hacerlo.


Verás, cuando vivimos con comodidades es fácil juzgar, persistir en el egoísmo e ignorar los problemas de otros, y eso es básicamente culpa de nuestra naturaleza, lamentablemente el ser humano es egoísta por instinto. No obstante, tenemos algo llamado “razón”, que nos diferencia en nuestro modo de comportar a los animales. Razonar nos permite pensar de manera compleja, tener consciencia sobre nuestros actos, así también como poseer la capacidad de diferenciar entre el bien y el mal. Es más, aunque suene descabellado, razonar nos da la capacidad de anteponernos de cierta forma a nuestros instintos, esto es posible porque podemos elegir entre lo que queremos o no hacer. De modo que somos capaces de decidir entre ser más o menos egoístas. Todo esto te lo cuento porque la reflexión de hoy se basa en el hecho de renunciar a pensar solo en nosotros mismos y comenzar a actuar más a favor del beneficio de la sociedad.


En mi opinión, vivir para servir es un estilo de vida que todos deberíamos aplicar, simplemente se siente muy bien saber que estás dejando una huella de amor e inspiración en la vida de quienes te rodean. A eso añadámosle que podríamos estar iniciando una “cadena de favores”, es decir, tú ayudas a alguien, ese alguien ayuda a otro y así sucesivamente. La clave de esto es hacerlo de forma desinteresada, sin esperar recibir algo a cambio, simplemente sentirnos satisfechos por nuestras buenas acciones. Una vez un buen amigo mío me dijo “si puedes hacer un favor, hazlo”, esa simple frase me marcó, por el hecho de que en ocasiones el egoísmo nos gana y aun así podamos colaborarle a alguien, algunas veces nos negamos a hacerlo. Nunca sabes cuánto puede significarle a la vida de una persona, una sencilla ayuda de tu parte. Así como nunca sabrás cuando tú puedas necesitar ayuda de alguien, y créeme TODOS en algún momento de nuestra vida necesitamos de ayuda para poder avanzar.

Servir a otros es muy sencillo. Por ejemplo, si eres bueno con los números ayuda a las personas que se les dificulta. Si se te dan muy bien los idiomas brinda tu asistencia a los demás que están iniciando ese proceso, hazle sentir cómodos. O en caso de que seas una persona que se expresa con facilidad, trata de usar tus palabras para construir amor en los demás y no para criticar negativamente. Estos son apenas algunos pocos ejemplos de lo que te quiero transmitir. Simplemente identifica en lo que eres bueno y explótalo para impactar positivamente en otros.


Para terminar, te invito a obrar en silencio, sin tener que estar comentándole a todo el mundo cada acto bueno que haces. Por supuesto, motiva a otros a que lo practiquen en su día a día pero siempre evitando vanagloriarte y alardear sobre ello. Ten presente que aquel que actúa bien en privado, la vida se encargará de exaltarlo públicamente.






Si este mensaje fue de tu agrado estaría muy agradecido si lo compartes con otras personas y me dejas tu like para saber que te gustó. Recuerda que puedes comentar en la sección de comentarios como te pareció este mensaje, y sin nada más que añadir, te deseo un excelente día.




94 visualizaciones5 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo