Capítulo 3: construyendo una Amistad de calidad / Amigos de verdad: Lazos inquebrantables


Recibe un cordial saludo a esta tercera y última entrega de la serie de mensajes con temática especial de Amor y Amistad, Amigos de verdad: Lazos inquebrantables. Si te has mantenido constante meditando en los dos mensajes pasados, déjame decirte que te felicito mucho por tu constancia en el proceso de aprendizaje y práctica con el objetivo de formar vínculos de Amistad fuertes y edificantes. Por otro lado, si es la primera vez que lees uno de mis mensajes o te has perdido algún capítulo anterior, no pasa nada, te invito a que le des un vistazo a los dos capítulos anteriores con el fin de que puedas seguir el hilo conductor.


En el primer capítulo estuvimos hablando sobre la importancia de adoptar una actitud amistosa, luego el capítulo dos se trató sobre las características claves que debe poseer un buen amigo con miras a una relación sana, estable y constructiva. Creo que ya estamos listos para dar el siguiente paso, es hora de que comencemos a vivir experiencias que permitan que la Amistad florezca y se haga cada vez más sólida.

Los dos primeros capítulos eran la base, las raíces que sostendrían el tronco y los frutos proyectados a futuro de una buena Amistad. Esta tercera etapa es de suma importancia y no tiene un fecha de caducidad determinada, es decir, esta fase debería perdurar ojalá por toda la vida. Digo esto porque las amistades, como todas las relaciones humanas de calidad, viven en un constante proceso de crecimiento, entre más tiempo pase, más se fortalece el vínculo.

Construir una buena amistad necesita de abono y buen riego regularmente para que podamos cosechar frutos excelentes. Ese “fertilizante” está en vivir momentos especiales con ese amigo o amiga en donde se manifieste la fidelidad y el cariño auténtico.


Como si fuera el comienzo del verano

A todos nos gusta divertirnos, cada quien a su manera, a unos les gusta salir de fiesta mientras a otros les gusta más jugar juegos de mesa. Sea cual sea la actividad, no queremos hacer ninguna de ellas solos, claramente queremos pasarla bien junto a amigos.

Personalmente me encantan los días soleados y el cielo azul, esos días mi vida se siente distinta, se siente más alegre. Ver las nubes blancas y el sol resplandeciendo en lo alto me hace querer bailar y sonreír. Mi estilo de vida se podría considerar tranquilo, una de las cosas que me hacen más feliz es salir a comer con mis amigos y simplemente platicar con ellos sobre lo que sea que se nos venga a la mente.

Si hay algo que nos encanta a todos es que nos pongan atención, que sintamos que de verdad la otra persona nos está escuchando y empatiza con nuestro punto de vista. Hablar por chat puede ser entretenido, pero compartir momentos en persona es otro nivel. No solo por tener a nuestro amigo o amiga físicamente, sino porque las experiencias que se vivan van a perdurar en la memoria casi que por siempre.


Me gustaría resaltar que compartir tiempos de calidad al lado de nuestros amigos no necesariamente es algo de todos los fines de semanas, a veces pueden pasar varios meses para que dos amigos se vuelvan a reencontrar. Lo importante aquí es que cuando pase, se disfrute al máximo, que aunque el día esté nublado, sonreír y charlar con tu amigo haga sentirte como si fuera el comienzo del verano.


Construir confianza desde la apertura del corazón

La confianza es un medidor de Amistad, entre más confianza tengas con alguien, es porque más cómodo te sientes hablando con esa persona, y en consecuencia, el lazo de Amistad se hace más estrecho. Pero, te has preguntado ¿Cómo es que se construye la confianza? Básicamente es la combinación de dos factores, abrir nuestro corazón y demostrar lealtad.

Cuando le confesamos algo alguien, no necesariamente un secreto, sencillamente algo que nos gusta o nos disgusta y la otra persona se comporta manteniendo cierta discreción, madurez, empatía y sobre todo no vive juzgándote, es ahí donde la confianza comienza a construirse. Para que la amistad se fortalezca simplemente debemos ser sinceros y mostrarnos tal cual como somos delante de nuestros amigos. El verdadero amigo va a entender que aquella cosa que le estás revelando significa algo para ti, que no es cualquier detalle insignificante, que merece ser valorado y respetado de su parte. Y te doy un consejo a ti que estás leyendo este mensaje, te pido que seas cuidadoso con tu actuar cuando un amigo te abre su corazón, probablemente esa persona te ve a ti como un lugar seguro, como alguien con quien puede contar, y eso vale mucho.


Para concluir, quiero hacerte saber que para hacer realidad los dos puntos que te acabé de describir no hace falta tener mucho dinero, tener cosas materiales, no es como que necesites ser de una manera especifica para tener buenos amigos. Simplemente sé tú, actúa con bondad y disfruta de compartir buenos momentos al lado de buenas personas. Los amigos son algo increíble, de verdad le doy gracias a Dios por permitirme tener amigos de verdad. Esta serie de mensajes me ha transportado a otro nivel en mi manera de ver el valor de la Amistad, solo espero que tú también puedas experimentar y vivir por ti mismo las maravillosas cosas que puede traer a tu vida contar con lazos inquebrantables.


Agradecimientos y cierre de la serie: Te agradezco a ti por ser parte de esta primera corta colección de mensajes en el Blog. Gracias por regalarme parte de tu tiempo y apoyo que es vital para que todo esto sea realidad. Como siempre, te invito a compartir esta serie con otras personas, para que también ellos puedan conocer la magia de la buena Amistad. Sin nada más que añadir, te mando un abrazo y te deseo un lindo día.



47 visualizaciones4 comentarios